El mercado de la moto a largo plazo: estable pero expectante

Hay diversos indicadores macroeconómicos y sociales que prevén que la venta de motos se mantenga en términos de crecimiento en los próximos años, con lo que se espera que la buena salud de la industria motociclista sea suficientemente estable.

No cabe duda de que el impulso urbano es lo que tira de las ventas de motos, especialmente ahora, que las motos de 125 y los scooters son los más vendidos. Y estas motos son, por encima de todo, vehículos eminentemente urbanos. De todos modos, la densidad de las ventas de motos de segunda mano con respecto a las motos nuevas, sigue siendo superior: actualmente se venden 8 motos usadas por cada 1.000 habitantes frente a las 4,8 nuevas. Lo cierto es que las motos de las grandes ciudades son más nuevas que las de las ciudades pequeñas.

La climatología está también detrás de muchas ventas. Tomando como referencias las treinta ciudades españolas de más de 60.000 habitantes, encontramos que las localidades costeras son las que cuentan con mayor índice de motos en sus calles. La Línea de la Concepción (Cádiz) disfruta de un índice de 84 motos por cada 10.000 habitantes. Después le siguen Barcelona (67); Marbella (Málaga) (61); San Fernando (Cádiz) (50); y Badalona (Barcelona) (50). En el extremo de la balanza se encuentran Valladolid (17); Bilbao (15); y Móstoles (Madrid) (10).

motos_2

Entre los compradores de moto, el 52 por ciento son conductores con moto que cambian de vehículo, vendiendo su vieja moto. Un 18 por ciento, compra moto y achatarra la antigua. Un 15 por ciento, compra moto pero no vende la que ya posee, con lo que es una compra añadida. Mientras que el 15 por ciento restante corresponde a los demandantes de su primera moto.

El incremento en el número de licencias de conducción es otro interesante indicativo para conocer la evolución del mercado. En 2015 creció la demanda de licencias en todas las categorías por primera vez desde 2009.

A pesar del éxito de las motos de 125, en gran medida gracias a la equivalencia del carnet B con el A1, la crisis del mercado automovilista es un factor que termina salpicando a las motos y afectando a los usuarios de este tipo de vehículos. Se estima que las licencias B no van a crecer más deprisa de lo que lo hace el mercado, y por tanto esto terminará afectando a la moto. Las previsiones para 2016 hablan de un incremento en las ventas de motos de 125 de un 5,4 por ciento, frente al 4,2 por ciento en el número de licencias, aunque se espera que la situación sea algo mejor en 2017.

motos_3

En líneas generales, las previsiones para el mercado motociclista en los dos próximos años son positivas, pero después, hasta 2020, no se prevén resultados especialmente buenos debido a una serie de circunstancias determinadas: la tasa de ocupación entre los 16 y los 19 años seguirá siendo muy baja, y esto terminará afectando al mercado de las 125, un segmento que se ha convertido en muchos casos en puerta de entrada al mundo de la moto.

No cabe duda que las políticas de movilidad urbana, que priman la eficiencia energética y el impacto medioambiental, han de beneficiar a la moto, pero la situación económica internacional, progresivamente más débil e inestable, la incertidumbre política, la precariedad laboral, y la restricción y baja demanda de crédito al consumo, son factores que pueden frenar el crecimiento del sector.

SoyMotero Autor: Jaiver Pérez-Rubio
Telf.: 697 463 982
Contacto