Así afecta la crisis de los microchips a los coches de segunda mano

El sector del automóvil sigue tambaleándose debido a la escasez global de microchips. Como ya explicamos en este artículo, desde principios de año, se ha ralentizado e incluso paralizado intermitentemente el proceso de fabricación de vehículos en todos los países, aunque particularmente los europeos, debido al desabastecimiento de estas estructuras diminutas de material semiconductor que sirven de procesador en cualquier producto electrónico.

“En los tres últimos meses se ha agravado la situación y hay una clara falta de stock en los concesionarios, que no pueden atender la demanda. El 40% de la caída del mercado está vinculada a esta falta de stock. El plazo de entrega de los vehículos depende mucho del modelo, de la serie y de la marca, pero puede oscilar entre los 4 y los 6 meses”, explica Raúl Morales, Director de Comunicación de la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto).

Morales indica que a pesar de los retrasos en las entregas de vehículos nuevos, aún hay muchos compradores que comprenden la situación y están dispuestos a esperar por su vehículo, lo que está permitiendo crear una tímida cartera de pedidos. No obstante, este escenario presenta una opción alternativa a la que muchos se están viendo atraídos que es: el mercado de vehículos de segunda mano.

Tania Puche, Directora de Comunicación de Ganvam nos explica que “debido a que a la hora de adquirir un coche nuevo el cliente puede llegar a tener que asumir plazos de entrega de entre seis y ocho meses, son muchos los que prefieren optar por el coche de segunda mano, que te asegura tenerlo en el momento. De esta manera, se está desplazando la demanda al mercado de segunda mano, que también ha acogido a otros compradores, que ante la incertidumbre tecnológica -transición al vehículo eléctrico- prefieren hacer un menor desembolso comprando un usado”.

Actualmente, por cada vehículo nuevo que se vende, se comercializan 2,7  de segunda mano 

No obstante, apunta Puche, este desplazamiento de la demanda no está haciendo que las ventas de usados se disparen. De hecho, en octubre las ventas de turismos de ocasión encadenaron cuatro meses a la baja, con un descenso del 17% comparado con el mismo mes del año anterior, hasta situarse en las 161.153 unidades.

Aunque es cierto que actualmente se están vendiendo 2,7 vehículos usados por cada nuevo, esta cifra “no se debe tanto a que el mercado de ocasión esté disparado, sino a que las matriculaciones (las ventas de nuevos) están hundidas”, señala la Directora de Comunicación de Ganvam.

¿Cómo se explica este descenso?

Como empresas y alquiladoras (rent a car) -importantes “fábricas” de vehículo de ocasión- no pueden renovar flotas por la crisis de los microchips, no se están inyectando vehículos jóvenes a la oferta del mercado de ocasión. Esto explica que las ventas de usados de menos de un año cayeran un 23% en octubre y los modelos de entre 1 y 3 años cayeran un 42% en octubre. Los de entre 3 y 5 años también cayeron, en concreto un 13,4% en octubre. Es decir, esta falta de oferta de vehículos de 0 a 5 años lastra el comportamiento del mercado de ocasión.

“La debilidad de las matriculaciones de vehículos nuevos de los dos últimos años, acentuada en los últimos meses, está impidiendo que se genere stock de vehículos de 0 a 5 años, lo que explica estas caídas en las transferencias de usados. Esto nos aleja de un mercado dinámico y capaz de contribuir también al rejuvenecimiento del parque, ya que son las operaciones de los modelos de más de diez años, normalmente entre particulares, las que siguen predominando”, indica Morales.

Asimismo, este vacío en la oferta de usados jóvenes ha provocado una tensión sobre el precio. Estos son los datos que recoge Coches.com para Ganvam, siendo septiembre el último mes con información disponible.

Si nos fijamos en los canales de venta, es interesante ver también como en el sector de los vehículos de ocasión el único canal que crece es el importador. “Se ha tenido que recurrir a los mercados exteriores para poder aprovisionarse de oferta. En concreto, el canal importador registró casi 9.000 unidades en octubre, lo que supone una subida del 18,3% con respecto a 2020 y un 13,6% más que el mismo mes de 2019”, concluye Puche.

En ese sentido, podemos ver cómo la crisis de los microchips ha generado un efecto en cadena en el mercado de ocasión, que continúa a la baja lastrado, en gran parte a causa de la falta de oferta de vehículos de segunda mano jóvenes y como consecuencia de que empresas y alquiladoras no están fabricando estos modelos al no poder renovar sus flotas.

Fuente: lavanguardia.com