El liderazgo municipal y el consenso político, elementos clave para el éxito de las ZBE, según Pons Mobility

Las Zonas de Bajas Emisiones (ZBE) se extenderán por toda España a lo largo de los próximos años. Por este motivo, Pons Mobility ha elaborado un decálogo en el que señalan los puntos principales para conseguir una implementación exitosa, en el que destacan cuestiones como la necesidad de dar protagonismo al municipio en la gestión y de lograr el consenso político.

Las Zonas de Bajas Emisiones (ZBE) son una realidad que afectará a cada vez más regiones de la Península durante los próximos años. La primera en incorporar esta medida fue Madrid en 2018, a la que se unió más tarde Barcelona en 2020, y con una aplicación en Sevilla, Valladolid y Valencia en momentos puntuales. Poner en marcha un plan de estas características no es nada sencillo debido a la gran cantidad de factores que implica y de actores a los que afecta. Ejemplo de ello es la situación de la Ciudad Condal, cuyo proyecto ha sido llevado a los tribunales. Teniendo todo esto en cuenta, Pons Mobility ha presentado un decálogo para su implantación, en el que destaca cuestiones como la necesidad de una gestión en la que la responsabilidad caiga sobre el municipio y en la que impere el consenso político.

Durante la presentación del informe, en el 43º Club de Previsión de Automoción de MSI, el ex-subdirector general de la Ordenación de DGT, Ramón Ledesma, ha comenzado señalando que el requisito básico de partida debe ser la fijación de unos hitos concretos, más allá de la reducción de la contaminación. Estos deben ser objetivos y cuantificables, de acuerdo a lo que marca la legislación, dejando siempre claro cuál era el punto de partida y con unas metas alineadas con los intereses señalados por Europa.

A continuación, Ledesma ha indicado que la responsabilidad de su desarrollo debe recaer siempre a nivel municipal, haciendo que los ayuntamientos sean quienes tengan la iniciativa y ejecuten medidas de acuerdo a sus intereses. Pons Mobility considera necesaria la creación de una figura dentro de cada administración, cercana al alcalde o al concejal de movilidad, que sea la encargada de hacer la implantación y que responda como su portavoz. Esta persona o comisión deberá ser capaz de coordinar todos los aspectos legales, técnicos y comunicación que implica una iniciativa de estas características, adelantándose a los nuevos trámites, estudios burocráticos y acuerdos con otros agentes que puedan surgir, como operadores de renting o empresas de outsourcing.

Asimismo, la consultora ha señalado su apuesta por una importante labor de pedagogía previa, mediante la que los ciudadanos comprendan con claridad el punto de partida y por qué es necesaria la implementación de una ZBE. De este modo se mejora la aceptación por parte de la población y se garantiza un desarrollo más fluido. Esto debe de estar acompañado de un informe sobre la situación de partida, que explique, entre otras cuestiones, cuáles son las fuentes de emisión, sistemas de climatización, formación de contaminantes secundarios en la atmósfera, etc.

Una vez se inicie el desarrollo del documento legal por el que se regirá la ZBE, se ha comentado que resultará fundamental el consenso de los grupos políticos mayoritarios. Ledesma ha recordado el caso del carné por puntos, que fue aprobado exitosamente con el apoyo de 350 diputados. Tal y como ha explicado, contar con una unidad en este aspecto, aunque ello suponga sacrificar algunos de los puntos, garantizará que a largo plazo no se convertirá en fuente de litigios recurrentes. En cuanto al contenido del documento, ha indicado que su desarrollo debe incluir algunas cuestiones mínimas, en concreto 16 puntos que aparecen en el borrador del Real Decreto sobre los requisitos básicos de las ZBE, que pese a ser conocidos de antemano deben figurar en cada regulación. Además, se ha destacado que su cumplimiento puede ser evaluado en caso de que el texto llegue a los tribunales, como ha sucedido con Barcelona.

Respecto a la naturaleza de las medidas, la asesoría aboga por atender principalmente a alcanzar los objetivos cuantificables. Del mismo modo, rechaza una implantación absoluta y sin excepciones, prefiriendo un sistema en el que su aplicación sea progresiva. Para lograrlo, consideran necesario innovar a nivel legal creando tasas que dependan de diferentes cuestiones como el año de matriculación del vehículo. Tampoco se olvidan de los modelos históricos, sobre los que valoran que no deberían aplicarse las restricciones, debido a que su uso es algo puntual.

Por último, Ledesma ha puesto de manifiesto la necesidad previa a la entrada en vigor de la norma de transmitir de forma efectiva a la ciudadanía en qué consiste la nueva regulación, para que su implementación y cumplimientos sean efectivos. Además, ha recordado que una ZBE debe ser algo vivo, que se adapte y corrija según las necesidades que vayan surgiendo y en base a la actualización de los objetivos planteados por la Unión Europea.

Fuente: latribunadeautomoción.es

Categorías Sin categoríaEtiquetas

El mercado de VN crecerá un 2,9% y llegará a las 884.598 entregas, según MSI

Un informe de la consultora MSI prevé un cierre de mercado de 884.598 unidades, lo que supondría un crecimiento del 2,9% con respecto al pasado curso, a pesar del contexto de falta de unidades en los concesionarios, mientras que el VO se elevaría hasta los 2,025 millones, lo que representa una mejora del 1,4%

El mercado de VN cerrará el año con 884.598 entregas, según un informe elaborado por MSI, lo que representa una subida del 2,9%, mientras que el de VO lo hará con un incremento del 1,4%, para llegar a los 2,025 millones de operaciones. Esto significa que por cada nuevo se comercializarán 2,29 usados.

En cuanto a las expectativas para el 2023, las previsiones son incluso más optimistas. Según el mismo estudio, presentado durante el 43º Club de Previsión de Automoción, el próximo ejercicio se alcanzarán las 1,036 millones de ventas de unidades pedidas a fábrica (+17,1%) y las 2,16 millones de segunda mano (+6,8%).

Por otro lado, en el análisis por canales, los operadores de renting serán, según la previsión de MSI, los que más eleven sus adquisiciones, en concreto un 16,9%, hasta las 188.895 unidades este 2022, aunque, el grueso de compras continuará concentrándose en los particulares, con 414.788 operaciones, que mejorarán sus operaciones un 10%.

Por el contrario, en el RAC se prevé que siga mostrando los peores datos de la comparativa, con 106.831 transacciones (-29,7%), una tendencia que se espera se revierta en 2023, cuando protagonice un crecimiento del 91,5% alcanzando las 204.600.

Los eléctricos seguirán creciendo

Respecto al análisis por tipo de propulsiones, el eléctrico es la opción que más subirá, con 30.520 ventas generando un repunte del 28,9%, aunque su representación seguirá siendo baja en el mercado, pues solo aglutinará un 3,45% de la cuota. La mayor demanda la concentrará los gasolina, con 488.139 (+1,5%) y el diesel mantendrá su retroceso pues, con unas estadísticas de 182.345 operaciones, perdería el 12,6% de las entregas.

De cara a 2023, el crecimiento será generalizado en todas las tecnologías. Una vez más, los cero emisiones concentrarán la mayor elevación, con un +33%, mientras que los gasolina lo harán un 16,7% y los gasoil un 14,6%.

El VO joven, el que más sufre

Por su parte, en el VO, como consecuencia de la falta de chips, los coches de entre cero y tres años experimentarán una importante contracción. Solo protagonizarán 252.957 firmas (-19,6%), mientras que los de entre cinco y 10 años serán, según MSI, los que más crezcan (+13,9%), con 207.318. Sin embargo, una vez más, los que más transacciones acumulen serán los que superen la década de antigüedad, que, con 1.243.161 operaciones, acumularán el 61,38% del total.

La carencia de usados en nuestro país ha hecho que muchos profesionales busquen en el extranjero los modelos que no encuentran aquí. Así, las importaciones se incrementarán un 32,2%, hasta las 118.829 unidades. En cuanto al resto de aportaciones al mercado, desde el canal de particulares llegarán 1.426.461 automóviles (+4,8%); desde el de los profesionales, 289.185 (-11,7%); desde el de renting, 119.482 (+4,7); y desde las alquiladoras, 71.321 (-32.1%).

Por último, en cuanto a los precios, el estudio revela que en 2022 la tarifa media se elevará hasta los 32.621 euros en el VN (4,72%) y de 19.505 euros en el VO (+12%). Además, añade que en las ciudades con una población entre 20.000 y 200.000 habitantes será donde más crezca la demanda (+8,4%) con 286.230 compras, seguida de las que superan los 200.000, con 172.772 (+6,4%) cuando las que se encuentran por debajo de 20.000 retrocederán un 1,8%, con 425.597, a pesar de representar el 48,11% del total.

Fuente: latribunadeautomoción.es

Categorías Sin categoríaEtiquetas